Cómo prevenir un cólico

Cómo prevenir un cólico

Los cólicos son la mayor causa de mortalidad entre la población equina domesticada. La mejor forma de evitarlos es la prevención con unas adecuadas pautas de manejo y alimentación. Aún así diferentes situaciones como transporte, cambios de temperatura, excesivo frío o calor, viento, tormenta, estrés, hacinamiento, mala dentición, falta de movimiento, etc pueden favorecer su aparición.

Los animales que tienen predisposición hay que tratarlos de forma algo diferente, teniendo un especial cuidado en su alimentación y ejercicio.

Una vez localizamos a un animal con cólico, es importante actuar con la mayor rapidez posible dentro de las primeras 3 horas. Nunca hay que esperar al día siguiente a ver si mejora, por que si se trata de una patología estrangulante o 100% obstructiva a mayor número de horas empeora el pronóstico de animal.

EJERCICIO:

El movimiento y ejercicio es uno de las factores que más estimula la motilidad gastrointestinal en los caballos.

  • Intentar que de forma diaria los animales puedan moverse, ya sea ejercitándolos a la cuerda, soltándolos en la pista o montándolos.
  • Procurar que el ejercicio no se realice en las 2 horas siguientes a las comidas, es preferible siempre retrasar la comida si va a coincidir con el trabajo.
  • Si el caballo a sudado en exceso o trabajado fuerte, sobretodo en los días de verano, esperar a que recupere su estado normal antes de dar la comida. (Esperar por ejemplo 30 minutos, dar forraje, y otros 30 minutos después dar el grano)

FORRAJE

El forraje es un componente básico en la dieta de los caballos, es esencial para su alimentación, estimula la motilidad y produce jugos gástricos que hacen que la asimilación del pienso sea mas eficaz y menos peligrosa. Además ayuda al desgaste más equilibrado de los dientes del caballo y aporta minerales esenciales.

  • Administrar el forraje 30-40 minutos antes del pienso, de forma que cuando el pienso sea ingerido ya estén activados los mecanismos de motilidad y digestión.
  • El forraje óptimo para dar antes del grano es el heno, al ser un forraje que tiende menos a impactarse que la paja, por tener mayor contenido húmedo y a su vez ser menos fuerte que la alfalfa.
  • La alfalfa es un forraje de excelente calidad, pero no hay que olvidar que tiene una alto contenido proteico así como mineral (sobre todo calcio). Por tanto no es recomendable darlo en la misma toma que van a recibir pienso. Y por otra parte no debemos abusar de ella en caballos machos enteros, los cuales tienen una mayor predisposición a formar y obstruir el tracto urinario por la presencia de urolitos.

AGUA

La falta de agua es una de las causas más frecuentes de cólicos.

  • Asegurar el acceso constante al agua. Fresca y limpia.
  • Vigilar en los días mas fríos del año que no se hielen las tuberías.
  • Vigilar en los días de más calor, que el agua no salga caliente.

PIENSO/AVENA

Como ya se ha comentado con anterioridad, debe de administrase después del forraje. Vigilar:

  • Al abrir un nuevo saco, debemos cerciorarnos que no tenga un olor o aspecto diferente al habitual.
  • Al incrementar las raciones en caso de que sea necesario, siempre se debe hacer de forma progresiva, no incrementar nunca más de 1kg al dia.
  • Tener en cuenta las necesidades diferentes de cada animal, así como las variaciones puntuales de los mismos por situaciones especiales de reposo, preñez, lactación incremento del trabajo etc.