Requerimientos nutricionales de la yegua en gestación

Requerimientos nutricionales de la yegua en gestación

Debemos tener en cuenta que como ocurre de forma normal en la naturaleza, las yeguas pueden mantenerse únicamente con una dieta a base de pasto y forraje. Sin embargo, para mantener el nivel nutricional necesario para el correcto crecimiento del feto, la yegua utilizará sus propias reservas grasas disminuyendo notablemente su condición corporal e incluso sus defensas. De manera que la correcta alimentación de la yegua en esta etapa garantizará el óptimo crecimiento del potro, así como el adecuado mantenimiento de la condición y bienestar de la yegua.

La fase inicial y fase media de la gestación comprende desde el primer mes hasta el final del octavo mes de gestación. Durante estas dos fases, la demanda nutricional del feto en desarrollo es mínima y por lo tanto, las necesidades nutricionales de la yegua desde la fase inicial hasta el final de la fase media de gestación son similares a los de un caballo maduro e inactivo.

La alimentación con heno, complementado con alfalfa seca de alta calidad, podría ser suficiente para satisfacer las necesidades de energía y proteína de una yegua en gestación temprana. Por lo tanto, los forrajes de calidad deben ser la base de los programas de alimentación para todos los caballos.

La fase final de gestación comprende el noveno, décimo y undécimo mes de gestación. En este momento, el potro en desarrollo crece a un ritmo acelerado.

El crecimiento del potro durante la etapa final de gestación puede comprimir el tracto digestivo de la yegua, reduciendo su capacidad de ingerir grandes volúmenes de forraje. Por tanto, la incorporación de grano o pienso aportará la energía adicional que necesita la yegua, además de reducir la cantidad de heno que ella tiene que consumir.

La absorción de minerales por parte del potro es mayor durante los tres últimos meses de gestación, por lo que las necesidades de calcio y fósforo aumentan de forma significativa en la yegua. La necesidad adicional de calcio, fósforo, oligoelementos y vitaminas, sobretodo en el último mes de gestación y durante la lactancia, quedará cubierta con la administración de una mezcla o pienso comercial de calidad correctamente enriquecido.

Durante la lactación aumentan de forma drástica las necesidades energéticas y proteicas de la yegua, así como la necesidad de un aporte extra de calcio y fósforo. Por ello, para evitar trastornos digestivos con raciones mal equilibradas son necesarios los programas de alimentación. La administración de una controlada ración de pienso y el incremento en el aporte diario de alfalfa seca, cubrirá las necesidades de la yegua durante lactancia.