Conductas anormales: Estereotipias equinas , ¿A qué se deben?

Conductas anormales: Estereotipias equinas , ¿A qué se deben?
In Conducta equina

La mayoría de las conductas no deseadas en los caballos son consecuencia de su domesticación, que implica cambios respecto a su vida en estado natural y salvaje. Por un lado, su estructura social se ve alterada, ya que el caballo es un animal gregario que raramente se mantiene aislado por voluntad propia y los caballos domésticos en sistemas de estabulación se mantienen relativamente aislados en cuadras, con espacio limitado y con un contacto restringido hacia otros animales. Por otra parte, los caballos en su vida salvaje pastan libremente alrededor de 18 horas diarias en las cuales se dedican a ingerir forraje, lo cual se ve drásticamente disminuido tras su domesticación, cuando solo dedican a esta actividad 4 horas diarias.

Conductas anormales como morderse y/o jugar con la lengua, realizar el tiro del oso, la aerofagia (tragar aire) o la lignofagia (ingerir madera) son comportamientos denominados estereotipias. Si se toma como norma a un animal sano que vive en libertad, entonces las estereotipias son de algún modo conductas anormales o extrañas, con patrones repetitivos e infuncionales, ya que no cumplen una función obvia.

Se cree que las estereotipias son el resultado de un ambiente sub-óptimo para el animal, desencadenado por situaciones de estrés, conflictos, frustración o aburrimiento. Otras causas son miedo, restricción del movimiento, falta de estímulos y falta de alimento, concretamente forraje; ya que se han encontrado en varios estudios asociaciones positivas entre la frecuencia de presentación de estereotipias en caballos y la administración de raciones bajas en forraje y altas en concentrados (pienso).

Por todo ello, podemos concluir que las estereotipias son generalmente síndromes de mala adaptación a la vida doméstica. En concreto, jugar o morderse la lengua o realizar el tiro del oso no entrañan un problema directo para el caballo, como puede ser el caso de otras estereotipias como la aerofagia o lignofagia que sí pueden llegar a desencadenar patologías en el sistema disgestivo.

Los primeros pasos a seguir en la correcta evaluación y tratamiento de las estereotipias pasan por un correcto estudio del entorno de tu caballo: ¿cuántas horas pasa mi caballo en la cuadra? ¿Cuánto tiempo está acompañado? ¿Interacciona con otros animales? ¿Le doy el suficiente trabajo a la cuerda o montado?, ¿Tiene suficientes estímulos cuando está solo? También hay que analizar el programa alimentación: ¿qué tiempo dedica mi caballo a ingerir forraje? ¿Tiene suficiente forraje? ¿Administro demasiado pienso? Y por último, es necesaria una reevaluación periódica de su estado de salud con tu veterinario: ¿Qué estado dental tiene mi caballo? ¿Tiene una buena condición corporal? ¿Mantengo un óptimo programa de desparasitación y vacunación?

 

IRENE BENITO

MC VETERINARIA EQUINA