Consejos veterinarios: Protectores, vendas, campanas… mitos y realidades

Consejos veterinarios: Protectores, vendas, campanas… mitos y realidades
In Consejos

Hoy damos respuesta en formato “verdadero o falso” a algunas de las dudas que observamos sobre este tipo de cuestiones.

  • Los protectores no sirven para entrenar caballos de doma.

FALSO. Los caballos de doma pueden entrenar perfectamente con protectores.

  • Las vendas elásticas pueden producir lesiones en los tendones.

VERDADERO. Las vendas elásticas, si se colocan con excesiva tensión, pueden reducir la perfusión tisular a nivel dérmico. También pueden producir rozaduras y, en última instancia, si se mantienen colocadas durante el tiempo necesario, pueden producir lesiones en los tendones flexores.

  • Las campanas solo son útiles en las extremidades anteriores para evitar los alcances.

FALSO. Las campanas pueden utilizarse en las extremidades posteriores para evitar los traumatismos producidos por el miembro posterior contralateral. Están especialmente recomendadas en caballos que tienen que realizar movimientos reunidos.

  • Tanto las vendas de trabajo como las de descanso se deben colocar siguiendo la misma dirección.vendaje

VERDADERO. La colocación de las vendas debe seguir un patrón de colocación determinado, en el que la mayor presión se ejerce cuando colocamos la venda desde delante hacia detrás y no al contrario, porque corremos el riesgo de lateralizar el tendón flexor digital superficial y puede aumentar el riesgo de aparición de lesiones.

  • No se recomienda el uso de las vendas para las excursiones por el campo.

FALSO. Las vendas pueden ser usadas para prácticamente cualquier actividad hípica, si bien su colocación puede ser más lenta que otros tipos de protección. En las excursiones por el campo con el caballo vendado, debemos asegurarnos de que los cierres de las vendas (velcro habitualmente) se encuentran en perfecto estado y con un buen nivel de adherencia, de forma que no sobresalga ninguna veta que pueda engancharse con alguna rama o planta del camino.

  • El material de fabricación de los protectores es indiferente, siempre y cuando esté bien protegida la cara interna de la extremidad.

FALSO. Precisamente, el material de fabricación de los protectores va a determinar cuestiones ferula1fundamentales como la transpirabilidad, ligereza, flexibilidad y adaptación al tejido. Una elección conveniente sería aquella que proporcione a nuestro caballo una protección suficiente para la actividad a desarrollar, siendo ligeros y transpirables, para evitar el sobrecalentamiento de los tendones flexores (sobre todo en climas muy cálidos).

  • Las vendas de trabajo dan un mayor soporte a los tendones que los protectores.

FALSO. Desgraciadamente, tanto el uso de los protectores como el de las vendas nos proporcionan un nivel de control muy limitado sobre la extensión del menudillo y, por ende, del soporte a los tendones flexores. Con fines terapéuticos, existen en el mercado distintos dispositivos de uso veterinario, que pueden limitar la extensión del menudillo de forma controlada.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*