Consejos nutricionales para periodos largos de descanso

Consejos nutricionales para periodos largos de descanso

Mantener la condición física de un caballo deportivo o con un nivel de trabajo moderado pero regular, puede resultar todo un reto en periodos de descanso prolongados como el que actualmente vivimos.

Idealmente, en caballos que se encuentran confinados en un box, como es el caso de muchos de nuestros caballos ahora mismo, la dieta debería ser rica en fibra de buena calidad y baja en almidones, lo que puede afectar directamente a la condición corporal de nuestro caballo.

En este artículo os dejamos una lista de consejos para evitar la pérdida de condición corporal y disminuir la excitabilidad de nuestros equinos durante periodos largos de descanso o confinamiento:

1. Proporciona movimiento moderado de forma regular, siempre que sea posible y mínimo cuatro veces por semana, bien sea a la cuerda, mediante el uso de un andador o mediante paseos de la mano (lee atentamente los consejos de nuestro compañero Sergio Gimeno).

2. Asegúrate de que tiene siempre a disposición agua fresca y limpia y de que sus bebederos suministran agua con suficiente caudal. A los caballos les gusta beber en cantidad, por eso con frecuencia prefieren un cubo grande de agua en vez de sus bebederos automáticos. A nadie le complace beber con pajita cuando tienes sed, ¿verdad? Si el flujo de llenado de los bebederos no es el óptimo es probable que no ingieran la suficiente cantidad de agua.

3. Disminuye la proporción de almidones de la dieta. Para favorecer una actitud tranquila y sosegada en el box y disminuir el riesgo de padecer cólicos necesitamos aportar energía de lenta metabolización, por lo que deberíamos intentar suministrar una menor carga de almidones en la dieta. Podemos reducirlo esencialmente de dos formas: bien disminuyendo la cantidad de grano diario, que luego podrás compensar con fibra y grasa, o bien sustituyendo el grano por un pienso con menor contenido en almidones: alrededor del 8% en caballos con tendencia a desarrollar problemas digestivos o metabólicos y hasta un 20% en caballos que toman un pienso o mezcla de grano alto en almidones y que realizaban ejercicio intenso y regular con anterioridad al periodo de descanso.

horse-164914_1280

4. Aportar mayores cantidades de fibra de buena calidad. Es decir, forraje limpio y suave para que esté entretenido el máximo tiempo posible. Esto, ayudará a mantener su mente ocupada. Es absolutamente necesario administrar el suficiente forraje que asegure la estabilidad de la microbiota intestinal. De hecho, en muchos casos el aporte ad-libitum de forraje puede ser suficiente para mantener la condición corporal del caballo (¡ver para creer!). El forraje es la parte más importante de la ración diaria del caballo, si tienes dudas sobre los tipos de forraje a administrar o sobre la cantidad, puedes ponerte en contacto con nosotros, aunque aquí te dejamos una web de información y consejos sobre el forraje.

5. Aumenta la proporción de grasa en la dieta, sobre todo en caso de caballos con dificultad para mantener el peso. Añadir aceite vegetal a la dieta ayuda reducir la cantidad de pienso que se aporta al día y, por tanto, a disminuir el riesgo de padecer cólicos. El caballo asimila mucho mejor que los humanos el aporte extra de aceite como fuente de energía de lenta liberación. Tiene como inconveniente la necesidad de añadir una buena proporción de antioxidantes en la dieta, como la vitamina E, por lo que debemos elegir un corrector o pienso equilibrado en este sentido. Los aceites comúnmente usados son linaza, maíz, girasol o soja. Idealmente, se deberían usar aceites ya comercializados para caballos, ya que así aseguras un aporte equilibrado de ácidos grasos Omega 6/Omega 3.

oil

6. Proporcionar alimentos altamente digestibles, como la pulpa de remolacha deshidratada, rica en fibra de alta digestibilidad que nos ayudará a mantener el peso de nuestro caballo, además de favorecer su hidratación ya que suele administrarse remojado; o el salvado de arroz, rico en grasas (20-25%) y altamente digestible también. Ambos son alimentos que colaboran con el mantenimiento de una óptima salud digestiva al permitir la disminución de la cantidad de pienso, sin comprometer en exceso la condición corporal. Y es importante reseñar que ambos ingredientes deben ser sometidos a un procesado de fabricación que los convierta en alimentos estables que no se enrancien o estropeen con facilidad.

7. Aportar chaff de forraje deshidratado junto con el pienso, ayuda a crear una sensación de mayor volumen en la ración de pienso, favorece la masticación y salivación, que neutraliza la acidez gástrica, y estimula la hidratación del caballo porque algunos se deshacen en agua.

8. Permite comer a tu caballo durante más tiempo sin comer más. La famosa teoría del slow feeding en la que se pretende imitar su estado natural: comer pequeñas cantidades de fibra durante todo el día. Puedes estimularlo mediante el uso de redes o forrajeras adaptadas.

9. Deja una o dos piedras de sal en su comedero, tendrá que desplazarlas cuando administres su ración de pienso y ayudará a que coman más despacio, además de aportarle sales y minerales a la ración y estimular su hidratación.

Tabla alimentacion

Irene Benito
MC Veterinaria