Cólicos y laminitis: ¿Por qué van de la mano?

Cólicos y laminitis: ¿Por qué van de la mano?
In Consejos, Medicina interna

aba-comiendo-forrajeExisten diferentes factores por los que el caballo presenta una predisposición especial a estas patologías, entre ellos, determinadas peculiaridades anatómicas o de funcionalidad digestiva que los hacen especialmente sensibles. Sin embargo, hay elementos sobre los que podemos influir: el manejo que hacemos con nuestros caballos, el tipo de estabulamiento, la frecuencia y tipo de ejercicio y, sobre todo, la alimentación, son factores que pueden resultar claves a la hora de intentar minimizar en la medida de lo posible la aparición de este tipo de cuadros.

Por lo general, el caballo domesticado, tiene una dieta rica en carbohidratos, este hecho puede conllevar a una alteración de la absorción de dichos nutrientes en el intestino delgado dando paso a una mayor cantidad de carbohidratos al intestino grueso. El aumento de estas moléculas en el intestino grueso hace que las bacterias patógenas comiencen a generar ácido láctico y se produzca un descenso del pH en el lumen intestinal, lo que provoca que las bacterias beneficiosas que digieren la fibra mueran. Las toxinas derivadas de la muerte de estas bacterias y de la proliferación de las patógenas pueden pasar al torrente sanguíneo.

Sondaje nasogástrico

La entrada de bacterias endógenas y productos bacterianos del tracto gastrointestinal a la circulación sistémica y los tejidos se denomina translocación. Incluso en caballos sanos, es probable que pequeñas cantidades de endotoxina atraviesen la barrera mucosa intestinal y lleguen a la circulación portal y al hígado. En la mayoría de los casos, cuando un caballo ha sufrido un proceso patológico en el sistema digestivo, la barrera mucosa intestinal se ve alterada y puede dar paso a un mayor número de endotoxinas que pueden tener consecuencias perjudiciales sobre el organismo. Existen innumerables efectos sistémicos producidos por este estado de endotoxemia, no obstante, en este post hablaremos sobre las producidas a nivel del casco.

La endotoxemia es una condición que se asocia comúnmente con el desarrollo de laminitis.  El tegumento se entiende como un sistema de órganos, compuesto por la epidermis avascular y la dermis vascular, que están íntimamente conectadas en la membrana basal. El casco de los caballos es una modificación especializada del sistema tegumentario e incluye interdigitaciones de la dermis y la epidermis que se denominan láminas. Estas interdigitaciones aumentan drásticamente el área de superficie, disipan la carga, aumentando la capacidad de carga y fuerza del casco. Los hallazgos de estudios de laminitis aguda en caballos, indican que la degradación enzimática de la membrana basal del casco da como resultado la separación dérmico-epidérmica y la consiguiente pérdida de la integridad de las interdigitaciones laminares, lo que, en consecuencia, compromete el soporte de peso.

Laminitis 2

La laminitis es una enfermedad relativamente frecuente en caballos que causa una morbilidad y mortalidad significativa. Estas lesiones generalmente se consideran irreversibles y actualmente no existe ningún tratamiento eficaz. Por ello, la prevención en los caballos considerados de riesgo resulta clave para minimizar el impacto que puede llegar a producir en un paciente.

La laminitis puede producirse como resultado de alteraciones metabólicas, junto con el consumo de alimentos, pastos o henos ricos en carbohidratos, en estos casos, sule ser progresiva y episódica, lo que hace que la identificación del período de desarrollo sea difícil. Sin embargo, la laminitis aguda grave es una secuela común de numerosas enfermedades primarias como cólicos, que pueden desarrollar un estado de endotoxemia o inflamación. En estos casos, el período de desarrollo es más fácilmente predecible y, por lo tanto, resulta de vital importancia la detección temprana de la endotoxemia con el fin de realizar terapias preventivas que puedan frenar su desarrollo y complicaciones asociadas.

El tratamiento preventivo por excelencia en las laminitis con esta etiología es la crioterapia; son múltiples los beneficios de esta terapia. Concretamente los profundos efectos hipometabólicos y antiinflamatorios de la hipotermia pueden proteger el tejido laminar de los procesos inflamatorios y enzimáticos durante la fase de desarrollo de la laminitis.

Por tanto, siempre que se presente un caballo con cólico, se debe valorar entre muchas otras cosas la presencia de endotoxemia ya que, como hemos comentado, el diagnóstico a tiempo es un gran aliado para prevenir daños mayores. En cualquier caso, si sospechas que tu caballo puede presentar síntomas de cólico, endotoxemia o laminitis no dudes en llamarnos.

Imágenes vía: horsesidevetguide.com; veteriankey.com; thelaminitissite.org